Jamaica vence por la mínima a México con un golazo de Kemar Lawrence

Difícilmente México y Jamaica mostrarían un desempeño mas pobre al que regalaron en el juego correspondiente a la jornada 2 de la Fase de Grupos de la CONCACAF Copa Oro 2017. En esta ocasión no empataron sin goles, pero el vencedor no fue el que mucha gente esperaba. Jamaica aprovecho un tiro libre al minuto 88 para eliminar al equipo mexicano de la competencia.

Si tomamos como parámetro el encuentro anterior entre ambas selecciones podemos decir que Jamaica mejoro y mostró un mejor rostro, por otra parte México no fue capaz de plasmar un mejor funcionamiento, siguió falto de variantes y sin mostrar el nivel que desde público en general hasta la prensa especializada espera que el equipo puede ejecutar sobre el terreno de juego independientemente de quien lo conforme.

Cuando el partido se encontraba en los últimos minutos y comenzaba a perfilarse que el finalista del torneo se conocería por medio de la definición desde el punto de penal. Hugo Ayala cometió una falta sobre Michael Binns en los linderos del área mexicana. Después de que un grupo de jugadores de Jamaica trataba de acordar quien sería el cobrador de la infracción, Kemar Lawrence realizó una soberbia ejecución y mando el esférico al ángulo izquierdo de la portería mexicana, en la que un estático Jesús Corona no hizo siquiera un gesto de intentar desviar o detener el balón que termino acariciando las redes del arco para así marcar el único gol del encuentro que bastaría para sellar la clasificación de Jamaica a la Gran Final y mandar a México directo a la eliminación.

Es cierto que clubes del fútbol mexicano se “negaron” a ceder a algunos de sus jugadores a este seleccionado nacional de Copa Oro, también es real que se realizaron cambios de jugadores entre cada uno de los partidos en lo que tuvo participación el equipo mexicano y que no hubo un par consecutivo de juegos donde 11 jugadores repitieran. También es cierto que se utilizó un grupo de jugadores diferentes a los que vieron participación en la Copa Confederaciones y que en el área técnica de México no pudo pararse JC Osorio debido a su suspensión de 6 juegos por los incidentes ocurridos en Rusia.

Tomando los aspectos antes mencionados se comprueba que el problema del fútbol mexicano es profundo, ya que a pesar de que hay jugadores mexicanos participando (o la mayor parte del tiempo en la banca) en equipos de las principales ligas europeas y utilizando un grupo totalmente diferente que se desempeña en el fútbol mexicano, una vez más se vuelve a fracasar. México queda fuera de la competencia en la cual es el máximo ganador, así que, claro no llegar a la final es un rotundo fracaso. Tampoco es culpa de los “dueños del balón” que como siempre se dice “priorizan lo económico a lo deportivo”, ni mucho menos es culpa de la “maldita” regla 10-8 o ahora llamada 9-9.

El problema del fútbol mexicano es mucho más profundo y lo antes mencionado es solo lo que los análistas de los medios especializados haciendo la labor por la cual fueron contratados “echan mano” para promover sus propios intereses y el de sus empleadores ya que crear polémica diciendo que la culpa la tiene el entrenador o los jugadores en turno crean tráfico a sus canales de TV, Periódicos, Revistas, emisoras de Radio, páginas de internet, etcétera. Se benefician y a su vez sirve de distractor a los verdaderos problemas y temas que los causa, para que de esta manera todo permanezca de la misma forma.

Leave a comment

Deja un comentario