Tigres y Monterrey decidirán al campeón en la vuelta tras empatar 1-1 en la ida

El primer juego de la Final del Apertura 2017 resultó bueno, así a secas, situación que hay que agradecer puesto que las condiciones climatológicas no ayudaron a que se pudiera mostrar un mejor fútbol sobre el terreno de juego, sin embargo ambos equipos cumplieron ya que en una final la calidad es lo mínimo que puedes esperar. Nicolás Sánchez de la mano de una grosera colaboración de Nahuel Guzmán puso el primero para la visita y no podía faltar la tradición de esta liguilla, desde el punto de penal Valencia puso el empate definitivo en el marcador.

La primera edición de la final más regional de la historia de la Liga MX, entre dos microscópicas instituciones no fue el bodrio que muchos esperaríamos debido a la poca relevancia que ambas escuadras ostentan a nivel nacional, pero tampoco fue un partidazo del calibre del Italia VS Alemania Federal del mundial de fútbol de 1970 en México o si bajamos a niveles terrenales y continuamos hablando de clásicos inflados alrededor del globo podríamos decir que mucho menos estuvo cerca del Madrid VS Farça de la Liga de los hijos de la madre… patria, a los que les enviamos un caluroso saludo, como no ¡jolines!.

Lo rescatable es que ambas escuadras anotaron por lo menos en una ocasión, el primero de la noche llegó a penas a minuto 7, por cortesía de Nicolás Sánchez ayudado por el malón, digo patón Guzmán, recordó las palabras del Tucanazo, que alguna vez dijo “a los Tigres no les gustan las cosas fáciles” y queriendo poner dramatismo para de esta manera generar interés en esta desbrida final del infladísimo fucho mexa, de propia cuenta introdujo el esférico en el arco para poner en ventaja a los rayados.

Tal vez la desinteresada ayuda del arquero argento, no fue suficiente, o el árbitro Jorge Isaac Rojas, no quiso quedarse fuera de esa bonita traición en la que se han convertido las penas máximas concedidas al por mayor en la Liguilla del Apertura 2017. La cual Enner Valencia cobró a lo Panenka para emparejar el marcador, para de esta manera tratar de darle todavía más emoción a tan irrelevante duelo de chiquillines regios monta perros relegados por Texas.

Durante esta liguilla hemos tratado de poner a nivel de los mortales, la rivalidad, de proporciones bíblicas de que distingue a tan locales y diminutos equipos, ya que lo que hace un equipo, el otro inmediatamente trata de igualarlo. Este choque de titanes no podía quedarse atrás ya que cuando Leonel Jesús Vangioni se fue de forma prematura a ducharse tras desempeñarse tan heroicamente en este duelo de proporciones monumentales que apenas y fue capaz de soportar nuestro querido planeta Tierra, a los pocos minutos Hugo Ayala se encargó de cargarse los pocos minutos de superioridad numérica que tendrían los Tuca boy’s.

De esta manera la más reciente edición de la “Gran Final Regia” todo terreno, edición limitada que te cagas!!!! Se definirá en los próximos 90 minutos o más del juego de vuelta, que gracias a la benevolencia del creador de todo será el último de la jodidísima Liga MX.

Leave a comment

Deja un comentario