América chingó a su madre, ¡ah! y tambien perdió por goleada a manos de Tigres

Tigres con muy poco hizo pedazos al América que por momentos amagó con buscar un gol que le regresara algo del prestigio que últimamente han arrastrado como una cobija sucia. El doblete de Valencia y claro, no podia faltar el que se ha convertido en una tradición en esta liguilla (no hablamos del nivel moletour de cada juego) un penal que Gignac intercambio por el último gol de juego que le dio forma a la goleada de Tigres sobre el América.

Este juego como en la ida, estuvo marcado por la inoperancia y tremendo nivel para errar jugadas que deberían ser de rutina para un futbolista profesional, pero que estos millonarios bultos carentes de talento no son capaces de realizar de una forma adecuada. Al menos en esta ocasión hubo más de un gol y por supuesto que no fue por obra de los Indios di Cuapa que se dice que la última vez que anotaron fue hace 530,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000 años.

La violación regia comenzó cuando Enner Valencia abrió el marcador al minuto 55, pero fueron los capitalinos quienes se bajaron los pantalones tras la expulsión de Rodríguez al 60’ e instantes más tarde, Álvarez aplicó salivita pa’ que resbale, cuando el árbitro, que pertenece a esos tipos que solo buscan joder al amé (según el DT de las wilas), confundió un estímulo al rival con un patadón sobre el ecuatoriano al 66’. Con todo puesto para poseer en cuerpo y alma a los azulcremas, Valencia firmó su doblete (71’) y por la vía del penal, André-Pierre Gignac les agrandó el orto, al 76’.

Al termino Tigres le dijo al América “Pues estuvo muy rico y todo pero hasta aquí la dejamos”. Por lo menos para los Marmol Boy’s hasta aquí llego el torneo, ahora es momento de unas inmerecidas vacaciones y para el Piojo es hora de más anuncios para exprimir al máximo su fama pasajera, antes de que pase de moda. Por otro lado, los chiquilines del norte dieron el primer paso para hacer una realidad lo que hasta hoy es únicamente una chaqueta mental, la tan esperada final regia y de paso sorprender a más de uno tras hilar su tercer final consecutiva en torneos cortos algo nunca pensado y realizado en la época actual. Tal vez a esto obedezca la terca insistencia de los hijos pequeños despreciados por Texas en decir que son el 5to grande (será del hoyo).

Leave a comment

Deja un comentario