Gracias a la solitaria anotación del “Chucky” Lozano, México derrota por la mínima diferencia al vigente campeón de la Copa Mundial de la FIFA

Estimado lector, el titulo que acaba de leer anteriormente no fue sacado de una novela de ficción o es una de las tantas notas del famoso deforma, lo que usted acaba de ver es la cruda y dura realidad y es que a menos que usted viva en una cueva y este totalmente desconectado del mundo, sabrá que la agencia de colocación de futbolistas mexicanos en Europa y el extranjero, mal llamada selección mexicana de fútbol logró contra todo pronostico un “histórico triunfo” frente a la toda poderosa y cuatro veces campeona Alemania, en juego correspondiente a la jornada 1 de la fase de grupos de Rusia 2018.

Al minuto 35 Hirving Lozano resultó el verdugo alemán, al definir a la perfección un contragolpe, dejando sin opciones a Neuer. El tanto de Lozano fue resultado de una fulgurante contra, con multitud de efectivos mexicanos lanzándose como una exhalación al área rival, donde el jugador del PSV Eindhoven batió con mucha sangre fría la puerta de Manuel Neuer.

El partido se disputó el pasado domingo 17 de Junio del 2018, pero en HUGUZ Sports quisimos tomarnos tiempo para que la euforia contagiada por las masas sedientas de triunfos y satisfacciones disminuyera a niveles más fácilmente manejables o de plano desapareciera, ya que con la emoción todavía a flor de piel es jodidamente fácil soltar elogios inmerecidos y se puede caer en actitudes patrioteras chovinistas y se corre con el peligro de perder la objetividad e imparcialidad que cualquier propagador de opinión no puede ni debe permitirse. Por esa razón, nos hemos tomado estos días de distancia para realizar estas líneas y tratar de aportar algo valioso y diferente a lo que hasta hoy se ha escrito y/o dicho por todos los rincones de nuestro lastimado pero hermoso país.

El más reciente triunfo de nuestra amada agencia debe ser aplaudido, señalado, exaltado e incluso festejado. Sin embargo no hay que perder de vista que se trata de una competencia deportiva y como consecuencia por cada ganador existe un perdedor y tal cual hoy estamos saboreando las dulces mieles de la victoria sobre un equipo en todos los aspectos superior a nuestro representativo nacional, en muy pocos días podremos estar enojados maldiciendo, lamentando e incluso negando la inminente eliminación del equipo mexicano en la fase de Octavos de Final de Rusia 2018, que tal parece ser nuestro máximo alcance fuera de territorio nacional ya que toda la estadística e incluso la historia disponible para su consulta así lo señala.

Únicamente el tiempo dirá si esta, la llamada “mejor generación de futbolistas mexicanos” será capaz de hacer valer ese mote y logran de una buena puta vez superar a todas las anteriores generaciones que aún “siendo inferiores” a esta se han quedado estancados en la misma etapa mundial a mundial. Sería muy positivo para ellos (y solo para ellos) romper paradigmas y demostrar que el verbo que han venido escupiendo y repitiendo como loros amaestrados de que pueden ser campeones del mundo es algo más que el producto de unas sesiones carísimas de coaching y de verdad están en condiciones para tomar su destino en sus propias manos y comprometidos con triunfar y no solo refrendar el papel del mundial pasado como suele suceder desde 1994.

Insistimos en festejar este triunfo inesperado en un juego de futbol (con todo lo que ello implica) si así se desea, sin embargo no hay que perder de vista que se trata de el primero de tres pasos iniciales y como con cualquier meta en la vida, debe dividirse en pequeñas metas sin perder de vista el objetivo final y aunque comenzaron bien, en cualquier momento las cosas pueden complicarse y terminar muy mal para ellos y repetimos, solo para ellos, ya que ni usted ni yo nos beneficiamos del que ellos logren el campeonato del mundo o si son eliminados prematuramente en la fase de grupos.

Leave a comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.