Los hermanitos casi llegan a las manos en la victoria de Morelia 0-1 sobre Atlas

Dicen que “juego de manos es de villanos” y en el último partido del día, Morelia le pegó una vez a su hermano Atlas que no respondió a la agresión con goles, pero en la cancha poco falto para que los hermanos llegaran a los golpes. Dicen que los enfrentamientos entre hermanos son prácticamente inevitables y que suceden hasta en las mejores familias y por lo menos en la Liga MX, abundan los enfrentamientos entre parientes.

Morelia logró ponerse adelante con rapidez. A los 2 minutos del primer tiempo, Raúl Ruidíaz aprovecha un error de la defensa local asistir a Carlos Alberto Guzmán, quien no falló en la definición.

Debido a la lamentable costumbre, en el balompié nacional con la ventaja en el marcador los monarcas en adelante se dedicaron a cuidar el resultado en lugar de lanzarte con todo para terminar al rival o tal vez hicieron una excepción al tratarse de la sangre de su sangre.

Con la victoria, Morelia se mete al cuarto lugar de la tabla de posiciones con 22 unidades. Altas queda por debajo de los ocho primeros puestos con la derrota. Está en el escalón 10 con 16 unidades.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.